SIERRA GORDA – UNA AVENTURA INESPERADA

Posted on: abril 17th, 2013 by ann-marie No Comments

Frihet - Libertad

 

Viví once años en México en el Estado de Tlaxcala sin conocer la Sierra Gorda en Querétaro – pero desde hace sólo unos años he tenido la oportunidad de viajar a Jalpan de Serra varias veces a pesar de que ahora vivo en Suecia. La primera vez fue cuando un grupo de músicos de mi región iba a hacer una presentación en el quisco de la ciudad. La misma noche hubo además un encuentro de haupango. Las tarimas para la danza se pusieron en el piso y los decimeros empezaron sus improvisaciones. Fue una noche inolvidable. De puro milagro me encontré también con unos amigos franceses que no había visto en más de quince años. Éramos colegas y vecinos una vez en Tlaxcala.

 

Acabo de estar en la Sierra Gorda de nuevo, esta vez con el grupo de profesores de Varberg que había pasado el primer fin de semana en México en el Hotel la Tortuga en San Antonio de la Cal. Quería mostrarles lo maravilloso que es México y las buenas iniciativas de turismo que se están tomando en Querétaro. Alejandro Arellano, el biólogo de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Querétaro nos había propuesto un itinerario que empezó por una subida larga por la Sierra en su camioneta. El paisaje era gris -o marrón… montaña tras montaña sin árboles, sólo con arbustos bajos y cactáceas. El cielo hizo un contraste fuerte con su color azul intenso. Unas aves grandes y negras circulaban arriba de nosotros en el aire. Se veía el calor. De repente nos acerca un águila. Rápido. Sin hesitación. Bello.

 

Alejandro nos hablaba de las diferentes especies de aves, de la flora muy especial y de las cimas con vistas hermosas. En los pequeños pueblos de la Sierra la gente había iniciado diferentes proyectos para atraer a los turistas – cabañas, excursiones guiadas, observaciones de aves y plantas, comida local… aquí se requerían buenas iniciativas para que la gente tuviera de qué vivir sin dañar al medio ambiente. La Reserva de la Biósfera de Sierra Gorda es una zona sensible y la presión de las actividades humanas representa una amenaza grande a su sobrevivencia.
La primera noche nos quedamos en las cabañas Las Trancas con Don Sebastián y su esposa. Me encantó el lugar, sin señal para nuestros teléfonos, sin internet… sólo la vista hermosa y la sensación de estar en medio del mundo sin que te sientas controlada en la red de llamadas y mensajes.

Träd Bucareli

Bucareli, una misión en medio de la Sierra y sus montañas. Su color gris claro tenía el tono de la tierra de su entorno. El guía nos llevó por sus celdas y patios, abandonados desde hacía mucho tiempo. La luz alegre y clara entrando por las ventanas contrastaba con las paredes severas y los relatos tenebrosos de la estricta disciplina de los monjes que una vez vivían ahí. Pero ahora no iba a ser un lugar triste; nos llevaron unos cien metros de la misión para mostrarnos el valle más abajo, y, sobre todo el lugar donde iban a fijar un cable grueso y largo que iría hasta la otra montaña. En el cable se deslizaría uno casi un kilómetro, colgado en un chaleco, por encima del valle entre montaña y montaña. El aterrizaje sería en el campamento de la Rivera del Río. La pura idea me dio escalofríos.

La Misión de Bucareli

En uno de los atardeceres después de haber visto la cascada del Chuveje vimos pasar una bandada de guacamayas. Volaban tan alto y no pudimos distinguir sus colores – pero ahí venían. Don Pompeyo que visitamos para ver su proyecto de cabañas Los Enebros estaba orgulloso de esas aves raras que solían sobrevolar su casa.

El Mocoque

Cerrando con broche de oro – en la compañía de Julio y José de la Oficina de Turismo de Pinal de Amoles subimos hasta el Mirador de Cuatro Palos. De ahí pudimos ver las cimas, las valles, los caminos ondulando por las pendientes de las montañas, Bucareli…

Nuestra visita a la Sierra Gorda de Querétaro duró tres días. Ahora inicia la tarea para la escuela de Drottning Blanka de Varberg de ver la cuestión de cooperación con la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Querétaro. Si los estudiantes de turismo suecos van a realizar prácticas de turismo en la Sierra Gorda se tendrá que discutir varios asuntos que tendrán gran importancia para el éxito del proyecto; la lengua, las responsabilidades de cada quien, la visión de lo que es el turismo, diferencias culturales que fascinan y que dificultan. Sigue la aventura.

 

El Chuveje

Esta entrada también está disponible en: Sueco

Activity

Leave a Reply