EL PRADO – ÄNGEN

Posted on: noviembre 3rd, 2017 by ann-marie No Comments

 

Flora en el prado

Flora en el prado

 

El prado: en sueco se dice äng. Es una palabra suave casi dulce que en su apariencia y pronunciación incluye todo lo bello de un prado. Pero no es todo. Incluye mucho más.

La Asociación de Protección de la Naturaleza de Varberg está invitando a sus miembros a que participen en el cuidado de algunos prados que pertenecen al municipio. Me gustó mucho recibir la invitación y me puse a pensar en que voy a participar en la limpieza de los prados ya en la próxima primavera;  voy a rastrillar y juntar el pasto de verano, quitar las malas hierbas y ocuparme de un tipo de terreno que normalmente no llame la atención de casi nadie – a pesar de su importancia: su aportación a la biodiversidad. Un prado no sólo está para que nosotros los seres humanos nos pongamos alegres al verlo, sino que forma parte del paisaje en dónde pueden crecer muchos diferentes tipos de hierbas, pastos y flores. Sin embargo requiere que se ocupa uno por él – lo que significa trabajo que quita tiempo.

¿Cuántos terrenos de prado existen en el Municipio de Varberg? Traté de encontrar la información en internet, y encontré un mapa trazado después de un inventario de prados y campos para pastado hecho entre los años 2002 y 2004. En el municipio entero se observan sólo dos áreas y muy limitadas. Y, la cantidad de prados no parecen aumentar con los años tampoco porque en el Programa del medio cultural del Municipio de Varberg de 2017 leo que “el número de prados mantenidos en el estado son casi inexistentes”.  Es una tristeza pensar en ello ya que los prados no deben desaparecer, que son esenciales para asegurar la biodiversidad que a su turno asegura la producción de alimentos. En los objetivos ambientales de Suecia se subraya claramente la necesidad de los prados y su importancia para un medio socio-ecológico sustentable.

Así que para nosotros que vivimos en la ciudad la iniciativa de la Asociación de la Protección a la Naturaleza es muy bien venida. Se nos abre la posibilidad de participar en la conservación de los prados municipales – aunque son “casi inexistentes” –  y su biodiversidad a pesar de vivir en una zona urbana.

Ahora estamos en pleno otoño y la naturaleza se prepara para el largo descanso invernal – pero yo ya empecé a soñar con los prados – ängarna.

 

Activity

Leave a Reply